Joder con ese Cipriani


Parece mentira que en la actualidad se le dé tanta relevancia a ese individuo metiéndose en la política y cultura de un país como es Perú, igual nos preguntamos si desconoce que somos un Estado soberano para que deje de interferir en las cuestiones que no sean terrenales.

Por otra parte, como se le podría hacer entender a dicho individuo que los problemas de Estado no son de Dios para que deje tranquila la universidad de una vez, así como meterse a esos representantes tan “eclesiásticos y románicos” donde le quepan pues la decisión es judicial en nuestro país y no de Roma.

Recordemos de una vez por todas que tampoco él en particular no es quien vende el cielo y lo que representa precisamente no es la humildad y la pobreza.

Xavi & Míriam

A subirse al carro


Otra que se sube al carro de Expreso el 24.09.2011, la tal María Mendez en su escrito “Et lux in tenebris lucet” latín para lucimiento particular, para que nadie lo entienda en un simple vistazo y hacernos reconocer lo bien que se expresa en lenguas muertas.

¡Por favor! Cuándo dejarán a Dios tranquilo y permitirán que el hombre resuelva sus problemas en la tierra como es el caso de la Univerdidad Católica, donde lo que debe hacerse es preparar a la juventud para que el día de mañana sean gente capacitada para llevarnos al progreso diario y no somnoliento como pretenden esos “representantes de Dios”, pues que sepamos éste no les encargó la función que pretenden hacernos creer.

¡Sed serios! Dejad los problemas terrenales para los humanos y si os apetece entregaos a Dios pero no entorpezcais con vuestra usurpación.

Xavi & Míriam

Lavado y control fiscal


¡CARDENAL!, ¡Uy! menudo susto nos da ese nombre o titulito de esos que se ponen y tanto se hacen respetar, aunque sea a base de palo, y gordo según sabemos todos por la historia pasada y la reciente tampoco tan sana.

Cuando comprenderá ese hombre cargado de joyas que profesa una religion de humildad y servicio a los demás a no meterse en las políticas de los pueblos, así como pretender acaparar una universidad donde todo está donado por los ciudadanos creyentes o no (pues los que se negaban en épocas pasadas o los mataban o los quemaban) y reconocer de una vez por todas que los bienes de la iglesia son del pueblo y no particulares, ahí es donde vamos en la intromisión, primero en la Universidad y posteriormente en la legislación, apoyada por una mayoría de representantes de la población.

Vemos con pena y hasta cierto punto repugna que incluso actualmente y en algunos países, por no decir la mayoría donde intervienen, existe el cinismo de disponer de ingresos sin abonar nada a las arcas públicas sino al contrario permitiendo que las donaciones desgraven por parte del donante y sin control alguno de la distribución de ese dinero, por lo que ya podemos todos imaginar el mercadeo existente para lavarlo, pues como es bien sabido, esas riquezas se quedan en el convento o se llevan a la Roma vaticana.

Ahora nos vienen y ese hombre en particular a asustarnos para que no se cumplan las leyes vigentes, al tiempo de mostrar actuaciones o comentarios despectivos sobre la ministra Aida García, cuando en realidad para meterse en política lo justo sería que se presentaran ante unas elecciones y no jugar siempre buscando apoyos en tercera persona, cuando sabemos perfectamente quien mueve los hilos.

Despertemos de una vez y exijamos control de los ingresos y bienes que tiene y adquiere ese colectivo fuera de control, no seamos tan masoquistas.

Xavi & Míriam