Dignidad: sembrar para cambiar


El mundo está viviendo una crisis financiera que en mayor o menor medida nos afecta a todos. Pero más allá de lo material hoy queremos abordar el tema de la crisis moral y ética en que vivimos.

Cada uno de nosotros desde nuestra posición de ciudadanos en el mundo sin importar nuestra procedencia, raza, origen, religión, sexo, cultura, gustos y demás estamos en la obligación de ser dignos para cambiar las cosas porque la dignidad a nuestro entender es tener conciencia de nuestros derechos y a la vez respetar los de los demás.

Por eso creemos que si puede cambiar el mundo para mejor, eso lo podemos hacer entre todos si despertamos del letargo mental en el que vivimos y promovemos el bien más allá de las normas o no, si actuamos y no callamos ante la mínima injusticia diaria que observemos.

Repetimos no podemos quedarnos callados y encerrados en nosotros mismos, tenemos que transmitir el mensaje correcto a nuestros niños y jóvenes, tenemos que enseñarles a pensar, a analizar, a cuestionar, a dudar y a ser libres.

Estamos seguros que hay un mundo distinto y mejor y lo podemos lograr todos promoviendo el bien para vivir contentos. Empecemos hoy.

Xavi & Míriam

Igualdad ante la ley


 

Artículo 2 de nuestra Constitución:

2.        A la igualdad ante la ley. Nadie debe ser discriminado por motivo de origen, raza, sexo, idioma, religión, opinión, condición económica o de cualquiera otra índole.

 

3.        A la libertad de conciencia y de religión, en forma individual o asociada. No hay persecución por razón de ideas o creencias.  No hay delito de opinión.  El ejercicio público de todas las confesiones es libre, siempre que no ofenda la moral ni altere el orden público.

 

Incomprensiblemente y habiéndole dado ya el pueblo la “patada” al gobierno actual presidido por Alan García, éste se permitió aceptar que los crucifijos y representaciones religiosas estén en los despachos oficiales, escuelas y lugares representativos,  pese a que una parte de la sociedad está en contra de ello pues quien no quiera estar  dentro de esta olla le es impuesta por real decreto y gustazo de los dirigentes de turno.  Imaginemos por un momento que por la diversidad de religiones y creencias tuvieran que estar todas presentes en los organismos oficiales pues están en el mismo derecho pero no olvidemos a los no creyentes pues según nuestra constitución disfrutan de los mismos derechos.

Es hora de empezar a corregirnos y no permitir que esos denominados “políticos” cierren la parada y se retiren tan tranquilos; obviamente no presentarán balances de sus bienes de cuando empezaron a como han acabado, que eso si lo han hecho bien: “BARRER PARA SU CASA”.

Finalmente y como recordatorio esta presidencia en funciones no debería legislar, pues simplemente está en la ejecución del traspaso (incomprensiblemente en este plazo tan largo que permite la ley electoral) y no dejar al País sin gobierno, que es muy distinto gobernar a legislar.

Xavi & Míriam

¿Dónde está la moral?


 

Por favor!
Como es posible que en las noticias ya se esté publicando y juzgando, por parte de  la oposición, la gira efectuada por el candidato más votado y que aún no ha tomado posesión de la presidencia.

Por todos son conocidos los problemas que tendrá que enfrentar el nuevo presidente electo ante tanto reptilismo. Por un mínimo de moral, conciencia e inteligencia deberían antes de empezar esos ataques a su gestión esperar unos meses hasta ver los primeros resultados que no dudamos serán los mejores de nuestra historia.

Por otra parte es indignante que quien ha perdido las elecciones y sus acólitos (Keiko Fujimori y el fujimorismo Fuerza 2011) en lugar de colaborar para beneficio del país empiecen elaborando una campaña en su contra.

Tengamos un poco de sensatez y cordura al tiempo que pedimos a esos individuos reserven sus bajezas para otros fines a pesar de que no  sean tan lucrativos para ellos.

Xavi & Míriam

El inconsciente vs la conciencia


Con respecto a la conciencia existen muchas definiciones, desde las científicas hasta las religiosas, pasando por las empíricas y las de cada persona comun y corriente, que al final son las que nos importan.

La Real Academa de la Lengua en una de sus deficiones dice:

4. f. Actividad mental a la que solo puede tener acceso el propio sujeto.

Basándonos en esto podríamos afirmar que la mayoría de nuestros actos están definidos por una decisión conciente, por ejemplo, decidir caminar hacia el trabajo o tomar un bus, decidir caminar por una vereda u otra, etc.

Pero, ¿son realmente concientes esas decisiones que tomamos?

Por citar un ejemplo: si hemos decidido hacer ejercicio para mejorar nuestra salud, por lo tanto deberíamos levantarnos temprano para dedicarle unos 15 minutos a dicha actividad, pero cuando llega el momento del despertar y a pesar de haber decidido de manera conciente el hacer ejercicio, resulta que nos encontramos tan a gusto en la cama descansando que lo que hacemos al final es no levantarnos y no hacer nada.

¿Es que acaso nuetro cerebro ya había decidido por nosotros de antemano a no levantarse ni hacer ejercicios?

Y los ejemplos podrían continuar: ¿Por qué no dejamos de fumar?, ¿Por qué nos metemos en problemas cuando podríamos evitarlos?, ¿Por qué dejamos para mañana lo que podemos hacer hoy?

¿Nuestro inconsciente es más fuerte que nuestra conciencia?